13

Editoriales piden a los autores encontrarse a mitad del camino

A mitad del caminoUna nueva modalidad de publicación podría traer alivio económico a las casas editoriales cristianas.

Con las crisis aparecen también las oportunidades. Aunque débiles y aún con las cuerdas flojas, se están tendiendo puentes para conectar el abismo entre las masivas producciones literarias de autores independientes, espontáneos y desconocidos, y las grandes y exclusivas casas editoriales, que ahora con la depresión económica están invitando a los escritores a encontrarse a mitad de camino, en una cita empresarial que podría revitalizar el mercado del libro.

Hasta hoy, los esfuerzos editoriales de un autor independiente han sido menospreciados. Los libros de autopublicación que llegan por decenas a las editoras comerciales como propuestas son echados al cesto de basura junto con la mayoría de los manuscritos inéditos. No tienen valor alguno que se pueda aprovechar, puesto que las editoriales deben comenzar de cero con sus propios parámetros y criterios de arte y redacción, por lo general de mucho más calidad.

Sin embargo, las cosas parecen estar cambiando. Al menos tres editoriales norteamericanas de renombre se están asociando con empresas que tradicionalmente ofrecen a los autores paquetes de autopublicación para trabajar libros que podrían terminar en ediciones comerciales.

Dos gigantes del mercado, Thomas Nelson y Harlequin han comenzado a ofrecer a los autores paquetes de autopublicación como un paso inicial para lograr sus objetivos.

La publicación por cuenta de los propios autores está en rápido crecimiento y se considera una parte vibrante de la industria editorial de hoy. En 2008 los autores publicaron más títulos por sí mismos que a través de las editoras tradicionales. En otras palabras, la autopublicación es un gran negocio, y las editoriales quieren un pedazo del pastel.

En el ámbito del mercado general del libro el asunto puede ser en algunos casos engañoso, puro negocio a expensas del autor o una variante de la llamada Vanity Press [ediciones de vanidad], pero para el libro cristiano pudiera ser una gran solución combinar los mejores atributos de la autopublicación y la edición tradicional.

Imagínese la situación clásica de un ministro cristiano de Argentina, Colombia, México o Nicaragua, que se sintió llamado a escribir algo para su iglesia local sobre el matrimonio, y terminó con un novedoso manuscrito, en un país donde la mayoría de los libros sobre el matrimonio cristiano viene de los Estados Unidos. El mencionado escritor tal vez no tiene ni idea de cómo publicar, pero se empeña en imprimir el escrito con sus propios y escasos recursos. ¿El resultado? Un amago de libro intrascendente, poco atractivo y quizás mal redactado, que hasta su pequeño círculo de lectores lamenta.

Por otro lado hágase cargo de una casa editorial, agobiada por la crisis económica y renuente a invertir grandes sumas para publicar a un desconocido.

Existen pocas empresas cristianas que brindan paquetes de autopublicación para autores hispanos o latinoamericanos. Strang Communications tiene a Publicaciones Casa, que facilita a los autores la publicación de sus libros en un acuerdo de copublicación donde el autor debe hacer una inversión inicial de 9,000 dólares y comprometerse a comprar un mínimo de 3,000 copias.

ChristianEditing es otro ejemplo. Con sede en Miami, Florida, ofrece algunos programas para que autores y ministerios evangélicos publiquen por su cuenta obras en un módulo de calidad profesional mucho más económico, pero todavía sin un alcance de distribución y ventas que vaya más allá de lo que pueden hacer los propios autores.

Los proyectos publicados por adelantado a expensas de los propios autores tienen la ventaja de que estarán profesionalmente editados, diagramados y con un arte listo para la impresión, lo que significa una disminución en los costos editoriales de cualquier editora comercial interesada.

Para el 2010, ChristianEditing planea publicar unos 48 nuevos títulos de autores cristianos que costearán por sí mismos sus gastos de producción, de los cuales calculan que al menos cuatro podrán ser buenos candidatos para una publicación comercial más amplia. Otros cuatro manuscritos de calidad podrían ser detectados a través de los concursos literarios y en la relación cotidiana con cientos de autores que la empresa sostiene.

Aunque todavía hay muchos prejuicios a ambos lados de dicho puente, eventualmente más editoriales cristianas que publican en español pudieran estar siguiendo el modelo descrito, pidiéndoles a los autores encontrarse a mitad del camino.

Lea también: Oportunidad de publicación para autores y ministerios cristianos

Filed in: LITERATURA CRISTIANA Tags: ,

Share This Post

Related Posts

13 Responses to "Editoriales piden a los autores encontrarse a mitad del camino"

  1. abel dias leal dice:

    me gustaria contactarme para saber como publicar escritos sobre vida en Cristo

  2. Rovian dice:

    este mes se ve que si habra novedades que hace mucho que esmotas esperando como delirium que emocion espero que no desepciones y k esta tan genial como dicen los blogs que lo recomiendan y tambien battle royal,insurgente.y spirit bounf la verdad estas novedades si k he estado esperando y tambien enclave creo k estos libros estaran GENIALES

  3. Francisco Almanza dice:

    Acabo de escribir una novela cristiana. Quisiera saber qué posibilidades tendría de que fuera publicada, y cuáles serían los requisitos y condiciones.
    Fraternalmente en Cristo,
    Francisco Almanza

  4. Loli Castillo dice:

    Hola, me gustaria poder publicar un libro de poemas y no se como hacerlo, os agradeceria que me pudierais aconsejar. Mi libro esta inspirado en la Biblia y la fe. Bendiciones.

  5. Raul Rios Aguilar dice:

    Dios en su misericordia me ha permitido escribir varios temas de evangelismo y quisiera que Dios me permitiera conpartirlos con ustedes para que me den su punto de vista. Gracias hermanos por escribir y pensar en mi. Que Dios me los bemdiga y que siga poniendo los medios para escribir las grandesas de su amor.

  6. Eugenio Ramírez dice:

    Hola hermanos.
    Tengo interés en conocer de costos totales y parciales y cuáles son los reales beneficios que resulta imprimir con ustedes, a nivel de distribución? ¿Costos de envio al autor? etc.etc.
    Espero esa información

    Eugenio Ramírez Morales
    Santiago de Chile

  7. Noel dice:

    Yo sí recomendaría la autopublicación, yo estoy planeando hacerlo. Es cuestión de asesorarse con expertos para que el diseño y diagramación sean exquisitos y con la excelencia debida. Dando por hecho de que un libro propio tiene un mensaje relevante y bien redactado, el secreto del éxito al auntopublicarse es montar una buena plataforma para promover, catapultar y vender el libro. El problema de muchos es que escriben su libro, lo editan, lo imprimen y piensan que alli se acabo todo. No, señores… ¡El verdadero trabajo comienza cuando tienes las cajas de tus libros impresos en la sala de tu casa! Es mi opinión.

    Noel Navas
    El Salvador.

  8. pedro calderon dice:

    siento que siempre sera un camino al cielo sin la ayuda del señor jesus para nosotros los de escasos recursos el poder convertir en libros nuestros manuscritos, todo esto porque siento que todas las empresas editoras lo unico que buscan es su propio beneficio, digamos 9,000 dolares para un hondureño como este servidor representa casi el salario de 2 años de trabajo, son 171,000 lempiras, para nosotros es una fortuna no facil de conseguir, pero seguire creyendo que respiro llegara de alguna parte.

  9. Hola hermanos en Cristo:

    Yo logré publicar dos libros con recursos propios y se titulan: «Matrimonio, Divorcio y Recasamiento» y «Cómo alcanzar el éxito verdadero». Ambos están en circulación en su segunda edición tanto en versión digital como en papel. Todo bien, gracias al Señor.

    Ahora tengo listos dos libros más cuyos títulos son: «Cómo vencer el miedo» y «El proyecto supremo de Dios». Pienso publicarlos también con recursos propios,pues no me queda otra.

    Pero, sin duda, me gustaría que alguna editorial grande se interesara en revisar sus contenidos y ver su potencial de ventas en función del universo comercial que cubren; y si los vieran con buenos ojos, les vendería mis derechos de autor o compartiríamos las regalías a razón del 50% cada uno, habida cuenta que la editorial me daría la oportunidad y yo le pondría mi talento.
    Es decir, haríamos un trabajo en equipo.

    De esta manera, el Señor sería glorificado, el lector sería edificado y nosotros buenos mayordomos.

    El Señor Jesucristo los bendiga con su paz

    Ps. Sixto V. Narva

  10. Alejandro dice:

    Pues en este tema no sabrìa decir que es lo mejor.
    Yo en lo personal no recurrirìa a la autopublicaciòn (Independiente de lo que carlos comentò).
    Esta podrìa parecer una salida ràpida para algunas personas, pero todo dependerà de lo que Dios te està llamando.
    Hace falta litaratura cristiana en habla hispana y enfocada en nuestras vivencia y no traducciones de libros en inglès. No que estos sean malos, sino que tambièn hay buena calidad en la ensañansa de hermanos en la fe de habla hispana.
    Es cierto que las editoriales son negocios y rara vez alguien se atreve a arriesgarse con un «desconocido», pero tambièn nosotros como lectores tenemos la culpa por no exigir libros en español escritos por hablantes del castellano.
    Los escritores de hoy en dìa deben enfrentar el reto de estar dispuestos a arriegar su vida en el mundo literario sin esperar ganancia monetaria. El verdadero triunfo es ser publicado y no ser pagado.
    Para ganar dinero trabajo, escribir lo hago por gusto.
    Al final de cuiantas, el escritor cristiano es un siervo de Dios, y lo que escriba debe dar honra a aquel que lo llamò y lo tomò por soldado. Si ese no es su paràmetro, su obra serà un fracaso.
    Asi que yo prefiero la larga espera editorial, a la autopublicaciòn (claro, a menos que Dios me indique lo contrario, pero ese ya es otro tema).

  11. Hernando Castillo dice:

    En lo personal creo que la palabra impresa es una bendición para el pueblo cristiano, lamentablemente hoy día es más un negocio en el cual priman los lucros editoriales y personales, que realmente llevar un mensaje de ayuda para la Iglesia del Señor. Yo sugeriría que se haga una combinación entre las casas editoriales y los escritores cristianos, donde se dicten talleres para los neo-escritores, y se cobre un precio justo por la asistencia a los mismos; de esta forma se reduciría la brecha entre un escrito mediocre y la carga exagerada para las casas editoriales.
    Desde luego que esto es un trabajo que requiere planeación y paciencia, eso si se quiere obtener excelentes resultados.
    Hay muchas personas a quienes nos apasiona escribir y con un poco de ayuda se podrían hacer mejor las cosas, así no necesariamente se publiquen tirajes enormes de libros, pero sí ayudaría a la elaboración calificada de artículos, boletines, ensayos, etc., a nivel local.
    Yo he tomado un par de estos talleres y han sido de mucha bendición.

  12. carlos dice:

    Hola. Esta publicación me parece una vergüenza. ¿Como es posible aconsejar la autopublicación? eso es porque desmerecen y no están interesados en publicar obras que no vengan de los cristianos que están allá arriba, acomodados. En mi experiencia, encontré que las editoriales no cristianas prestan más apoyos a los autores noveles. Esto de la autopublicación no es más que algo para asegurarse ustedes en lo concerniente a la venta, porque después el autor debe esforzarse en vender unas pocas copias, por falta de ayuda en la distribución. Dios les bendiga.

  13. Que bendicion contar con esta oportunidad, tengo varios escritos enfocados a la «Restauracion», quisiera saber cuales son los requerimientos minimos y las condiciones para publicar. Asi mismo les ruego enviarme costos aproximados.
    En la esperanza de contar con su respuesta, les envio un cordial saludo en Jesus,
    Judith de Melendez
    Ministerios de Restauracion Boneh
    Ciudad de Guatemala,Guatemala. America Central

Leave a Reply

Submit Comment

© En verdad te digo…. All rights reserved.