3

Si nadie lo quiere, regala tu libro

Siempre he escuchado del temor a la página en blanco de los escritores. Ahora habría que hablar de otro terror paralizante, el de no poder publicar: “¿Qué hago con mi manuscrito?”

Hoy en día es tan difícil publicar que estoy recomendando a mis amigos escritores que regalen sus libros. Sí, aunque suene despechado y extremo, creo que es una buena jugada de marketing. Si no, vea cómo cada vez más artistas y negocios se suman la moda de regalar CD’s, DVD’s y hasta libros.

Lo mismo estoy recomendando a mis amigos editores. Las editoriales cristianas deberían ofrecer algo gratis o a muy bajo costo en la Red. Pero se aferran a luchar contra los molinos de vientos de la piratería y el trasiego clandestino de libros, Biblias y materiales para la Escuela Bíblica Dominical.

Ni siquiera se animan a ofrecer ediciones más económicas en formato e-books –como hace poco propuse a la casa editorial de un ocioso currículo de Escuela Dominical–, sin tener en cuenta que en América Latina, según datos del sector, entre el 40% y el 70% de los libros que se leen son pura fotocopia.

A los jóvenes escritores que me escriben siempre les aconsejo que se familiaricen con las nuevas tecnologías digitales y que se fabriquen un blog donde puedas mostrar sus obras o parte de ellas, pues esta es una vía que se va a seguir imponiendo.

Hasta hace unos años el valor de un libro estaba ligado a la importancia de la información que contenía. Sin embargo, ahora Google los publica sin costo alguno.

Un buen ejemplo de cómo está cambiando el mundo editorial es el del famoso escritor canario Alberto Vázquez-Figueroa, con más de 15.000 descargas diarias gratis de su novela Por mil millones de dólares, efectuadas desde su modesto blog, y quien asegura que su iniciativa de ofrecer de manera gratuita el libro en la Red al mismo tiempo que se ponía a la venta en las librerías “ha significado un cambio en el mundo editorial y un boom mediático”.

“A partir de ahora –dice el escritor– mis novelas se editarán simultáneamente en edición ‘cara’, de las llamadas ‘de tapa dura’, en edición de bolsillo a mitad de precio, podrán descargarse gratuitamente en Internet y todos los periódicos o revistas que lo deseen están autorizados a publicarlas al estilo de las antiguas novelas por entregas con la diferencia que en este caso no tendrán obligación de pagarme nada por concepto de derechos de autor.”

Vázquez-Figueroa, con más de ochenta libros publicados, mostró su complacencia por los correos electrónicos de agradecimiento que recibe de jóvenes usuarios de Internet que nunca le habían leído o de lectores latinoamericanos que si no fuera por la Red deberían esperar años para ver su libro.

“Me han preguntado si es que me he vuelto loco, me sobra el dinero o pretendo arruinarme y arruinar de paso a mi editor. No es el caso” –dijo.

“He meditado largamente sobre el tema y he llegado a la conclusión de que hoy en día hay público para todos los niveles adquisitivos del mismo modo que quien lo desea puede almorzar en un restaurante de lujo, en una simple hamburguesería e incluso acudir a un comedor social.”

La editorial de Vázquez-Figueroa ha confirmado que las ventas del libro en tapa dura no han disminuido.

El crecimiento de ofrecimientos gratuitos sugiere la posibilidad de que se haya dado un cambio de actitud por parte del consumidor. Quienes organizan estos regalos culturales hablan de una situación en la que todos ganan: los autores llegan a una audiencia mayor, las ventas suben y el público obtiene algo a cambio de nada.

Pero muchos todavía piensan que cuando algo es gratis no merece la pena. La percepción es que si algo tiene un costo alto, tiene más valor. Para otros la era digital está llevando la cultura a convertirse en un bien controlado por la propia gente, más que por las grandes empresas.

Los noveles escritores cristianos latinoamericanos casi siempre tienen de epílogo en sus textos el hecho de que son pobres, desconocidos y malos vendedores. En tanto que los editores se quejan de que no pueden llegar a los lectores hispanohablantes de bajos recursos. Son fatalismos que debemos superar. Si quieres vender, regala tus libros.

Filed in: Autores, INTERNET Tags: 

Share This Post

Related Posts

3 Responses to "Si nadie lo quiere, regala tu libro"

  1. Keibo Limpio dice:

    Jorge Te bendigo! eres un Guerrero del Señor.
    Doy gracias a Dios por personas como tu. acabo de enviarte mi manuscrito porque lo quiero difundír gratis a todo el que lo quiera leer, he gastado mucho dinero en editarlo y esfuerzo en terminarlo pero se que traerá almas para mi hermoso Cristo y esa es mi meta y tu el puente para que ese maravilloso milagro ocurra.
    Soy Venezolano y te escribo desde Madrid-España en un intento desesperado por saber que hacer con mi manuscrito y encontre tu valioso comentario.

  2. Noel Navas dice:

    Para Alex Cruz de Honduras… ¡Hola Alex! No nos conocemos, pero qué gran ejemplo me has dado mano. Yo también estoy en el preceso de crecer como escritor. Y ver que tú te tiraste al agua cómo me ha inspirado. No al punto de publicarme yo solo y ya, sino a seguir a adelante. Te felicito y échale muchas ganas. Que la semilla que llevas dentro germine mucho más y se convierta en un árbol frondoso como lo dice el Salmo 1. ¡Dios esté contigo!

    Noel.

  3. Alex Cruz dice:

    Le escribo desde Honduras, C.A. Soy un joven que en el mes de mayo publiqué mi primer libro en forma independiente. El libro lleva por título ¡Quién dijo que no se puede!, y es de corte motivacional.
    El proyecto lo inicie en el mes de marzo y lo termine de escribir a mediados de mayo del 2006; lo que me llevó tiempo en publicarlo fue el no encontrar a alguien que me hiciera el trabajo de edición, corrección y diseño de portada aquí en mi país.
    El dinero para hacerlo lo obtuve de un préstamo que pedí a una institución financiera.
    El trabajo de impresión lo hice con en Bogota, Colombia, porque deseaba una impresión nítida y que mi libro pudiera competir con los libros internacionales. Por eso no escatimé esfuerzos ni recursos financieros, porque siempre me dije: si este será mi único libro que publique, quiero que sea con excelencia… y si este es el primero de muchos, quiero tener estándares de calidad que me lleven a buscar la excelencia en todas las áreas.
    Fue así como el libro salio publicado en mayo con un tiraje de mil unidades para empezar. Fui a Expolit, pero no a presentarlo, sino para ver cómo se mueve la industria del libro, con la idea de que para el año 2008 tener un segundo libro y llegar a exponerlo.
    No he buscado casas editoriales internacionales como Unilit, Casa Creación, Vida u otras porque considero que tengo que aprender y desarrollarme en esto de la escritura, así que estoy ensayando (si le puede llamar así) aquí en mi país Honduras. Hasta ahora estoy escuchando comentarios de mi gente, sean agradables o buenos, y esto me dará un parámetro para medir cómo estoy y dónde puedo mejorar. Después me gustaría presentar un proyecto a las casas editoriales famosas, pero quiero tener un curriculum de lo que he hecho con mis obras y que ellos vean los tirajes que he hecho solo y la cantidad que se han vendido, para luego ver si ellos publican algunas de mis obras.
    Hasta ahora la publicidad que he hecho es visitar radios, televisoras de señal abierta o cable, visitando noticieros donde tengan espacio cultural, visito periódicos y les doy un libro, una foto del libro y un comentario, y ellos lo publican; también he tratado de visitar iglesias, algunas me dan la oportunidad de predicar y otras solo de presentar el libro. Trato de que mis amigos reenvíen la foto del libro a sus contactos por Internet y las páginas de Hi5, MySpace entre otras; estoy por abrir mi propia página de Internet.
    Hasta ahora, desde mayo a la fecha, ya llevo 500 libros colocados entre librerías e iglesias, venta a amigos. He recibido buenos comentarios que me han motivado; no es fácil andar un libro bajo el brazo sin tener una distribuidora, pero sé que todo inicio a veces es así porque es aquí donde uno aprende mucho.
    Quisiera convertirme en un gran escritor pero también en un buen vendedor.
    Tengo 33 anos de edad, soy un líder de la Iglesia Casa del alfarero, en Honduras. Fui pastor de jóvenes por más de 10 años y hoy estoy queriendo incursionar en el trabajo de evangelista, y para ello estoy creando una asociación evangelística y quisiera sacar a flote una casa editorial para ayudar a todos aquellos que desean publicar en darles asesoría y otras cosas.
    Leyendo sus blog me han ayudado mucho para seguir adelante. Ya tengo 3 libros terminados, los cuales solo falta hacer las correcciones y los diseños, pero ahora no tengo los recursos; sé que Dios me los dará…
    Me gustaría pudiera orientarme en lo siguiente.
    Quisiera saber cómo puedo hacer para distribuir mi libro en mi país, teniendo en cuenta que las librerías desean que les deje los libros en consignación.
    Lo segundo es que me gustaría me asesora en cómo puedo crear una casa editorial y cómo puedo ordenarla en todas las áreas.

    Gracias por su blog, el cual me han ayudado para arriesgarme a publicar de manera independiente. Dios le prospere en todo y la paz de Dios sea sobre su vida.

    ¡Quién dijo que no se puede!

Leave a Reply

Submit Comment

© En verdad te digo…. All rights reserved.