4

Una pluma en un pajar

El editor de una prestigiosa casa publicadora me escribió diciendo que andaba en busca de “plumas frescas”. No pude evitar imaginármelo como Diógenes, buscando con una lámpara a plena luz del día “a un hombre de verdad”. En tanto cientos de escritores cristianos inéditos se sienten tan extraviados como una aguja en un pajar.

¿Dónde buscan los editores?… si es que en realidad buscan. ¿Cuál es el ideal de escritor de una editorial cristiana de hoy en día? ¿Qué debe hacer un autor para que le publiquen su libro? Son preguntas ingenuas y retóricas.

Hace unos días les recomendé a varios jefes editoriales el excelente libro de un joven dominicano, sabiendo de antemano que muchos ni siquiera podrían tomar una decisión por su cuenta por estar sujetos a juntas editoriales, cronogramas atiborrados, márgenes de riesgos inviolables, flacos presupuestos, intereses denominacionales o a consultas de niveles todavía superiores.

Los nuevos escritores cristianos, compuestos en su mayoría por pastores y ministros evangélicos que les han tomado el gusto a los estudios bíblicos, están en la encrucijada de seguir tocando las puertas de las editoriales con su manuscrito bajo el brazo o terminar publicándolo por su cuenta. Y esta última opción está abriéndose paso con compañías e imprentas que le dicen cómo hacerlo, incluyendo el uso de técnicas digitales modernas que permiten cortas y económicas tiradas.

Cuando los escritores me escriben contándome sus sinsabores con las editoriales, siempre le doy la opción de hacerlo por sí mismos y les explico los pasos que deben seguir. En definitiva, cualquier autor desconocido terminará haciendo más por su libro en términos de venta que la propia editora. Pero aún prevalece la duda, el prejuicio y el halo de prestigio que supuestamente ofrece un sello editorial, como si la gente se fijara en eso a la hora de comprar.

Otros autores inéditos se desalientan por los gastos iniciales en que deben incurrir y prefieren aferrarse a la romántica idea de que tarde o temprano su manuscrito va ser descubierto por un aguzado editor que le mandará un jugoso anticipo. Nada que ver con la realidad del mercado actual.

Filed in: Autores Tags: 

Share This Post

Related Posts

4 Responses to "Una pluma en un pajar"

  1. Luz Adriana Quintero dice:

    Gracias por ofrecer tan especial oportunidad y espero me envien consejo de como publicar mis escritos de novata.

  2. El escritor prospecto ideal para una editorial cristiana es el «conferencista internacional» que viaja y predica en eventos donde vendera su libro. Asi sintetico. No estan buscando «plumas», buscan marcas. Ya no se edita por la necesidad de las iglesias para edificar al creyente, ahora estan abocados a la demanda del mercado. Pero el publico nuestro es tambien maleable, se le puede vender basura facilmente. Y la verdad, autores hay pocos, «nombres» habran pero escriben para ellos. por eso los clasicos siguen vigentes y se reedita mucho porque la calidad de los libros de hace treita años no fue superada. Los invito a pasar por mi web, inauguramos una seccion de los «101 libros cristianos que no deben faltar en tu biblioteca», pongan el suyo y manden su comentario.

  3. Saludos hermano, muy buenos consejos. Nuevamente gracias por la ayuda que me has dado en otras ocasiones.

    Con relación a este artículo, un punto interesantes es que cuando el escritor decide ir por su cuenta, tiene que dejar de escribir para concentrarse en otras tareas que requieren de mucha experiencia y tiempo como pueden ser la edición, diagramación, distribución y promoción del material. Las cuatro tareas que menciono, son mundos tan amplios e importantes como la misma labor de escribir.

    En mi caso particular conocí los medios escritos (diseñando, diagramando y hasta haciendo publicidad para prensa plana y para la web) antes de dedicarme a escribir, por lo que por lo menos puedo distribuir en un PDF los contenidos que escribo. Pero sería mucho pedir que todos los escritores dominen estas áreas, con una maquina de escribir o un procesador de textos debería ser más que suficiente. Por realidades como estas, veo en el mecenazgo (en forma organizada o independiente) el futuro para la literatura no convencional o poco conformista. Tal como sucedió con la obra de Martín Lutero.

  4. Keila dice:

    Hola Julio,

    Gracias por tus comentarios tan atinados. Quiero aprovechar para recomendarle a los escritores y a los editores una nueva publicación de MAI: «La Aventura de Publicar» Consejos para escritores cristianos (editado por MAI en conjunto con CLC). Creo que es un libro que ayudará a muchos escritores novatos como yo pues nos enseña lo que un editor piensa, el proceso en una editorial y hasta habla de autopublicación.

    Creo que el principal problema de la autopublicación es precisamente la edición del texto. Los escritores necesitamos de los editores para que nuestras ideas tengan forma y fondo.

    Son solo ideas, pero concuerdo contigo, a veces si nos ponemos a esperar, pasará el tiempo y nada. De cualquier modo, este oficio (de escritor) es lento en el mundo cristiano y el no cristiano, pero vale la pena.

    Keila

Leave a Reply

Submit Comment

© 4942 En verdad te digo…. All rights reserved.